porto di Claudio e Traiano

Hace algunos años, Antonio Caparrelli se dio cuenta de que el tradicional clásico calcetín italiano 100% de algodón tenía un pequeño defecto: la dificultad para unir el par. En un armario donde todos los calcetines son de un mismo color, encontrar el par es una tarea mucho más complicada que en otros donde abundan los colores y los estampados. ¿Cómo tener esta misma comodidad sin renunciar a la elegancia de los clásicos – básicos ni a la calidad del algodón 100%? Después de muchos viajes y meses de investigación, consiguió crear un calcetín 100% algodón con lo mejor de los clásicos y un punto de diseño e innovación: un pequeño dibujo en pixel art que ayuda a juntar el par.